Volver a Clan Pagüenzo

Clan Pagüenzo

 

El Nombre:

La palabra Clan es típica de Escocia, con ella eran denominados los grupos sociales, familiares... en definitiva los grupos de cohesión en los que estaba estructurada y organizada la población escocesa durante siglos. Los clanes defendían y batallaban entre sí o contra los invasores en defensa de sus miembros, territorios o intereses. Todos tienen su propio tartán (diseño y combinación de colores propio en forma de cuadros escoceses). No es el concepto escocés de clan algo en lo que interesé ahondar en demasía, ya que la utilización de dicho término por nuestro grupo tan sólo se debe a dos cuestiones sencillas:

1ª. Cuestión estética: en referencia a un grupo de aficionados a un licor eminentemente escocés, se escogió un vocablo que simultáneamente significara grupo cohesionado y además evocara las tierras del whisky.

2ª. Cuestión formal: dado el funcionamiento, estructuración y organización de nuestro grupo, resulta difícil otorgarle una denominación. Grupo resulta indefinido y demasiado vulgar, club es falso (pues en ningún caso se trata de una asociación), etc. No hay estatutos ni normas escritas, tan sólo tradiciones que se van forjando con el tiempo y la convivencia anual. Tampoco existe un organigrama, jerarquía y menos aún sistema de dirección, la idea y la práctica surgen como invitación personal del presidente y como tal se mantiene: una invitación amistosa para compartir con sus amigos una afición y una tradición lúdicas.

Braña y río Hodar desde Pagüenzo (Reserva del Saja) Al fondo, collado del Prao Pagüenzo nevado desde Santiurde de Reinosa Al fondo, Collado del Prao Pagüenzo desde la vertiente del Hodar (Saja)

El nombre propio Pagüenzo tiene una procedencia completamente diferente. Existen una braña y un cercano collado a la misma, con este nombre. El collado es uno de los que se suceden en el cordal que separa los valles cántabros del Besaya y del Saja. Por la vertiente Este del cordal (la del río Besaya) se puede acceder a este collado utilizando sendas pistas forestales desde Santiurde de Reinosa y desde Rioseco. El caso es que todo el paraje aporta, además de una gran belleza, bastantes reminiscencias del propio paisaje escocés. El collado da acceso al Oeste a la zona más despoblada y mejor conservada de la Reserva natural del Saja, llena de bosques de robles, hayas y acebos, y ríos de montaña. También hay algunas brañas pequeñas y abundante fauna y caza mayor (venados, corzos y jabalíes). Históricamente el collado de Pagüenzo era el paso natural para el comercio e intercambio de material entre las poblaciones de Bárcena Mayor (uno de los pueblos emblemáticos para el turismo en Cantabria) y Santiúrde de Reinosa, donde un emprendedor (Toribio Gutiérrez) regía, entre otros negocios (ganadería...), una tienda, una fábrica de muebles y un molino. Santiurde resultaba el punto ideal de contacto para Bárcena Mayor, ya que además disponía de estación de ferrocarril de la línea que unía la Meseta con Santander. Hijo de Toribio, José Luís, fue un hombre singular y diferente a los demás de su época (¿o no resulta curioso un Ingeniero Aeronaútico en Santiurde de Reinosa en los años 50?). Pero especialmente singular para la época resultaba su concepción del deporte, gran aficionado a la montaña y al esquí, hasta tuvo la oportunidad de practicar el vuelo sin motor. También practicaba con placer y de forma utilitaria la natación y el ciclismo. Por otro lado, subrayando claramente su estilo personal de entender el deporte, jamás compartió el espíritu competitivo de su época, y menos aún... ¡el fútbol! (para el que se consideraba negado, analfabeto y absolutamente desinteresado). Tal carácter hizo cierta mella en sus propios hijos (dos de los cuales son miembros del Clan Pagüenzo desde su inicio, Guti y el propio presidente), germinando pronto en ellos la afición a los deportes, en especial a los que suponen contacto con la naturaleza. La casa familiar de Santiurde se convirtió con el tiempo en buen refugio de partida para numerosas excursiones y actividades deportivas de la familia Gutiérrez y sus amistades. El presidente del clan, siente una especial predilección por el paraje de Pagüenzo, no en vano por allí ha caminado con algunos miembros del clan como Myriam. También lo ha cruzado más de una vez en bicicleta de montaña (como en cierta ocasión que tanto Tonino como Guti, difícilmente olvidarán...), incluso en otra ocasión, acompañado de nuevo por Tonino y Fernando Gomis, disfrutaron de un espléndido e inusual recorrido en esquí de tavesía. En honor a este nombre, la degustación de 1999 se celebró en la casa de la familia Gutiérrez en Santiurde de Reinosa.