Volver a Clan Pagüenzo

Clan Pagüenzo

 

Nuestro Tartán:

Es una tradición de nuestro clan que aquel miembro del clan (hombre o mujer) que cumple la asistencia a cinco degustaciones, recibe como reconocimiento a su fidelidad, una pieza escocesa de costura de lana, decorada con algún tipo de tartán. El origen y la evolución de tan singular tradición lo exponemos a continuación:

Tras muchas décadas de servicio al cliente, en 1997 cierra en Santander el prestigioso comercio Bilsan, especializado en ropa de la máxima calidad y elegancia, que venía ofreciendo su mercancía (procedente de las mejores marcas británicas, tirolesas, francesas, italianas...), desde finales del siglo XIX. Las circunstancias hacen que el matrimonio fundador del Clan Pagüenzo, además de otros miembros del clan, formen parte de la familia propietaria del negocio, y en plenas labores de cierre, encuentren una corta serie de corbatas escocesas de pura lana, con diferentes tartanes como decoración. En ese preciso momento surge la idea de incorporarlas de alguna manera a la tradición de las degustaciones.

Tras hacer cierta fortuna en Argentina, regresa a Santander un hombre emprendedor que invierte su dinero y dedicación en fundar el comercio "El Globo", en 1875, dedicado a productos textiles. Sus hijos continúan el negocio que se transforma en dos comercios: "Villa de Bilbao" y "Bilsan", ambos establecidos en Santander el año 1934. Los dos propietarios se independizan en 1937, quedando Bilsan, como negocio independiente, centrado en la ropa de caballero y propiedad de uno de los dos hermanos (Arturo Sánchez Sobaler). Hombre aficionado al fútbol y de habitual trato con ingenieros británicos habituales en Cantabria durante esa época (en la foto puede observársele formando parte de un equipo casi exclusivamente extranjero), introdujo a sus hijos Miguel Ángel y Arturo desde muy jóvenes en el negocio. Hoy en día 2 hijas y 3 hijos del primero de ellos forman parte del Clan Pagüenzo, y 3 de los hijos y 2 yernos portan orgullosos las corbatas que toda esta historia originó.

 

Lógicamente la idea cuajó entre los simpatizantes y desde entonces fue necesario hacerse de nuevas corbatas para cubrir las necesidades de aquellos miembros que iban alcanzando los cinco años de asistencia. El presidente era el encargado de ir localizando y eligiendo cada corbata, y quién hacía acto de entrega de la misma al miembro que cumplía con el requisito en la correspondiente degustación. En determinado momento, se decide intentar dotar al Clan de su propio tartán específico y exclusivo. Para ello, antes de nada se pide permiso, a su propietario (D. Miguel Ángel Sánchez, socio de Bilsan y diseñador el tartán en cuestión), para utilizar dicho diseño como tartán corporativo del Clan Pagüenzo. De las gestiones de fabricación se encargaría D. Bernardo Sánchez, quién a través de una sucesión internacional de encargos textiles consigue la tela y la confección de las corbatas y unas bandas. Desde ese momento y hasta final de existencias, todos lo miembros masculinos ya consolidados reciben una corbata con el nuevo tartán, y aquellos que van adquiriendo su condición de "veteranos" son homenajeados con la esta misma.

La primera corbata, como no podía ser menos, fue entregada (y presentada para su correspondiente aprobación) al propio M. A. Sánchez (miembro de honor del Clan Pagüenzo), quién se mostró más que satisfecho con el resultado final.

Por aquel entonces se mantiene cierta polémica recurrente por parte de la sección femenina del clan, reclamando año tras año algún tipo de distintivo de veteranía tal y como ya venía ocurriendo con los hombres y sus corbatas. El presidente capea el temporal, una y otra vez (con elegancia y sin faltar a las formas), consciente como sólo él lo es, de que la solución está pensada, si bien es necesaria una operación logística que permita hacer efectiva su idea. Cualquier cosa para salir del paso no vale, de hacerse algo al respecto, debería hacerse bien. Finalmente se logra la distribución por parte de una empresa de artesanía escocesa, de un broche típico escocés, de gran prestancia cuyo emblema es el cardo nacional de aquellas tierras. desde ese momento, el símbolo material distintivo de nuestros miembros femeninos con cinco o más años de asistencia, sería la combinación de la banda corporativa y el broche (lo cual dejaba libertad y estimulaba la creatividad de las mujeres a la hora de decidir en que forma utilizarían ambas piezas en su atuendo).

 

A continuación resumimos el listado de miembros que van recibiendo su tartán (el cual desde entonces deben llevar puesta en las sucesivas degustaciones a las que asistan), el año en que la recibieron y el origen de la misma:
AÑO MIEMBRO TARTÁN
1998 José Gutiérrez López & Myriam Sánchez Yncera

Todas estas corbatas proceden de la serie de antiguas corbatas tradicionales encontradas en Bilsan y de origen escocés.

Antonio Sánchez de Cos
Fernando Gutiérrez López & Belén Tobar
1999 Manuel Bargues Capa & Lola García Aguilera
Enrique Sánchez de la Yncera
2002 Cristobal Sánchez de la Incera

Comprada para la ocasión. El presidente anduvo muy justo de tiempo y además en Santander resulta muy complicado conseguir ropa tradicional de invierno en pleno invierno (febrero o marzo) (¿?), ya que los actuales comercios se acomodan al ritmo marcado por las leyes de la moda y en esas fechas están con ropa de primavera o verano. El caso es que la corbata adjudicada no corresponde exactamente a la idea inicial que el "presidente" tenía para CSI.

2004 Francisco Caso & Patricia Sánchez Yncera

Corbata de lana escocesa de excelente calidad adquirida en Tweed (Santander). Precisamente su compra, ha estado a punto de provocar que el vendedor se uniera a nosotros en la degustación de este año, pero finalmente no podrá hacerlo (pese a haberse mostrado muy interesado) hasta otra ocasión.

2005 Fernando Gomis Galán & Marian Herrera

Primera corbata entregada (a un nuevo portador) con el nuevo tartán corporativo con el antiguo diseño de Bilsan. Los antiguos portadores de corbata, están por supuesto siendo objeto de la correspondiente entrega de sus respectivas nuevas corbatas.

2006

Fernando Fernández Rojero & Domi Viñas

Guiomar Ortega

Ambas corbatas con el reciente modelo corporativo de tartán de fondo azul con líneas amarillas (Bilsan).

En 2008 se procede a ir entregando por fin las bandas y broches a las mujeres de pleno derecho a recibirlas, con una tarjeta acreditativa del origen fechado de tal derecho (aquí hemos preferido ubicarlas en la fecha que corresponde).

Bernardo Sánchez Yncera
2009 Melchor Gurruchaga Orallo & Milagros Gutiérrez López Corbata y banda corporativas en azul y amarillo.
2010 Javier Gurruchaga Orallo & Helena Revuelta Corbata y banda corporativas en azul y amarillo.
2014 Lola Stanenloff y Melchor Gurruchaga Jr. Banda y corbata corporativas en azul y amarillo.