PEÑAS ARRIBA

En 1995 cinco amigos nos reunimos para subir el bicicleta de carretera a Alto Campoo. Algunos completamente novatos en ese tipo de lides, otros más o menos experimentados y alguna vieja vieja gloria recuperada.

Desde entonces, año tras año se fueron sucediendo convocatorias de rutas, en las que, salvo con una única excepción, siempre se acometía el ascenso de algún (o varios) puerto mítico para los ciclistas.

Así se siguió ininterrumpidamente hasta el año 2006, con variada comparecencia de los interesados y aquellos otros amigos que a lo largo de los años se fueron incorporando al grupo. Sin embargo tras la ruta de 2006, la actividad quedó interrumpida hasta el año 2011, en el que se retoma la tradición (esperemos que de forma ya permanente).

Desde ese momento Peñas Arriba vuelve a sus orígenes y a sus fechas. Vuelve a proponer su ruta de carretera con al menos un puerto importante, además de recorridos de cierta longitud. Y volverá a intentar alternar propuestas en Cantabria con otras más alejadas. La tradicional ruta de carretera se seguirá celebrando en agosto.

Pero además, para poder ampliar el abanico de amistades participantes y para ampliar nuestras posibilidades de diversión y expresión ciclista, hemos decidido añadir tres nuevas secciones:

· Una ruta-concentración anual de bicicleta de montaña con itinerarios preferentemente fuera del asfalto.

· Excursiones de época con bicicletas clásicas.

· Una sección de viajes, en la que puedan aparecer propuestas para diferentes tipos de bicicletas, fechas, etc.

Así pues, bienvenidos de nuevo a Peñas Arriba. Hemos aprovechado la ocasión para introducir cambios en nuestra página Web, cambios que incluyen una importante labor de recuperación documental, que espero todos los simpatizantes podáis disfrutar.

Cuadro de texto: FUTUROS ENLACES

Cartas al director “deportivo”

Cicloturismo (viajes)

"Teniendo como fondo el panorama de los grandes cambios mundiales, el ciclismo se encuentra en plena mutación... No obstante, no existe nada más sencillo que ponerse el calzón elástico, el maillot y los guantes, atarse los zapatos, llenar una cantimplora, hinchar los neumáticos a la presión adecuada, comprobar rápidamente que todo funciona y salir finalmente a la carretera, llueva, haga viento o luzca el sol, con el corazón lleno de alegría ante la idea de recorrer cien kilómetros. Y eso sigue siendo lo esencial"    

Bernard Hinault, 1987